NUEVO COMIENZO.

Gracias por tu interés y por el tiempo dedicado a leer sobre mi trabajo. La idea de este espacio es volcar información y experiencias que te sean de utilidad al programar una boda. Quiero también compartir técnicas de fotografía que me resultan interesantes o novedosas y obviamente generar interés en lo que hago.

La fotografía siempre ha sido para mí un lugar de encuentro y de realización desde el cual crear e investigar. Una herramienta que enseña a ver día a día sin necesidad de cámara o lente. Quiero aprovechar este blog para que puedas conocer más en profundidad de mi forma de ver y trabajar.

EN ESTA OPORTUNIDAD VOY A HABLAR SOBRE LA EDICIÓN EN FOTOGRAFÍA Y RETOQUE DIGITAL.

En primer lugar, creo que cuando la foto es buena no hay necesidad de demasiados retoques. La post producción se reduce a ajustar algunos valores a los efectos de realzar y estandarizar las imágenes. Una mala foto con retoque es simplemente eso: una mala foto.

Con esta premisa lo importante deja de ser si le aplico un efecto vintage, si prefiero colores vívidos y saturados o me ilusiona la fotografía en blanco y negro.

Hay sobrados ejemplos de fotógrafos extraordinarios, y en ningún caso destacan por el tratamiento que le aplican a sus fotos sino por los instantes que logran capturar. Sebastiao Salgado elige trabajar en B&N y Steve McCurry prefiere la fotografía en color, algunos trabajan tanto en color como en B&N.

Lo que transforma a la fotografía en una forma de arte increíble es la capacidad de capturar memorias. El fotógrafo encuadra, compone y obtura de acuerdo a un lenguaje propio. Lo importante es desarrollar ese lenguaje y lograr un manejo técnico que permita expresarse sin limitaciones.

En un momento en el que nos encontramos saturados de dispositivos capaces de obtener fotografías esto cobra aún más relevancia; todos tenemos acceso a un teléfono con instagram y sus filtros. Pese a esto capturar la esencia sigue siendo lo importante, y ya no depende del celular de turno.

Lograr que la persona fotografiada rememore la alegría y gozo que sintió en su boda al hojear un álbum es el reto que enfrento y no depende de que la foto sea B&N, a color o con efecto vintage, sino del instante que logre capturar en mi fotografía. Lograr un efecto vintage en cientos de fotos me lleva apenas un minuto con el preset adecuado y no debiera ser la vara que se utiliza para para medir la calidad del trabajo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll to top