¿REPORTAJE DE BODAS?

El reportaje.

¿En qué consiste un reportaje fotográfico? En ocasiones una única foto cuya forma tenga el suficiente rigor y riqueza, y cuyo contenido tenga la suficiente resonancia puede bastar; pero eso se da muy raramente; los elementos del tema que hacen saltar la chispa son a menudo dispersos; uno no tiene el derecho de juntarlos a la fuerza, ponerlos en escena sería una falsedad: de ahí la utilidad del reportaje; la página reunirá esos elementos complementarios repartidos en varias fotos.

De todos los medios de expresión, la fotografía es el único que fija el instante preciso. Jugamos con cosas que desaparecen y que, una vez desaparecidas, es imposible revivir.

Para nosotros (fotógrafos) la cámara es un instrumento y no un bonito juguete mecánico.  Basta con sentirse cómodo y tener la certeza de que esa es la cámara que conviene para lo que pretendemos hacer.  El manejo de la cámara, del diafragma, las velocidades, etc, tienen que ser un acto reflejo, como cambiar de velocidad en un coche.

Henri Cartier Bresson.

Alvaro y Paty durante su boda en Valencia, España.

Al leer al padre del fotoperiodismo moderno puedo concluir varias cosas: en primer lugar, tanto cuando  Cartier Bresson tomaba fotos como hoy en día la técnica al fotografiar debe ser innata.  Hay que desarrollarla y entrenarla, no hay tiempo para pensar al momento de tomar la foto y las reacciones tienen que ser instintivas.

Hoy en día las cámaras digitales nos permiten chequear de manera inmediata la fotografía que tomamos. Sin embargo, el instante sigue siendo efímero y si no logramos fijarlo es imposible revivirlo. Lo único que nos permite la pantalla de la cámara es tener la certeza de que lo perdimos.

Alvaro y Paty durante su boda en Valencia, España.

En segundo lugar, la fotografía de bodas no es fotoperiodismo.  Si bien todas las capacidades y habilidades adquiridas al fotografiar en la calle son extremadamente útiles,  al trabajar en una boda tenemos muchas variables para utilizar a nuestro favor que están fuera de lugar en el trabajo de prensa.  Podemos situar a la novia en una posición en la que la luz realmente la favorezca o mover elementos que nos distraen y ensucian el cuadro. Tenemos la posibilidad de utilizar iluminación artificial para favorecer situaciones y un entorno pensado especialmente para que los novios luzcan en todo su esplendor.

Alvaro y Paty durante su boda en Valencia, España.

¿En donde radica el desafío entonces?

En la habilidad del fotógrafo para utilizar todas estas ventajas en su favor y capturar esa sucesión de instantes efímeros de una manera hermosa.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll to top